Gimnasia saludable para tus pies

El pie es la zona donde se sustenta todo nuestro cuerpo, la que soporta los impactos al andar o correr, y los que más trabajan entre nuestras extremidades, cuidarlos no es un capricho, más bien un deber. La fortaleza y movilidad en ellos, son las notas predominantes para que se mantengan saludables en nuestra vida, ya que los dolores en ellos son alarmas que debemos evitar para no tener problemas a la larga.
Existen ejercicios sencillos para realizar, que permitirán que tus pies caminen sanos por los lugares de la vida que tú elijas.

Ejercicios de Gimnasia para tus pies

El dolor de pies y todos lo relacionado con la prevención, puede siempre evitarse con dedicarles unos minutos cada semana, y en días alternos. Estos ejercicios mejorarán notablemente la musculatura, huesos, tendones y tobillos, eliminando dolores, y fortaleciéndolos. No dudes en buscar un profesional si tuvieras un dolor que persiste pese a tenerlos bien entrenados, pero la gimnasia, bien hecha, siempre está indicada por todos los especialistas.
Busca un lugar tranquilo y relajado, y cómodamente emplea unos minutos de tu tiempo.

  1. Pies y piernas abiertas a la anchura de las caderas. Haz sesiones de levantar tu cuerpo con los dedos, esto es, de puntillas subiendo y bajando los talones. Puedes apoyarte si lo deseas o ves conveniente en una barandilla o ventana. Así fortaleces los dedos, ejercitándolos en tres sesiones de 15 veces cada una, descansando un minuto entre ellas.
  2. Al revés, levanta los dedos y extiéndelos abriendo estos lo más que puedas. Estíralos separándolos unos de otros, en tres sesiones de 15 veces c/u.
  3. Consigue una pelota de tenis, o en sustitución, un rodillo. Unas veces sentado, otras de pie, colócala de bajo de la planta y masajea rodeándola unas veces hacia delante y atrás, y otras veces realizando giros en ambos pies, en tres sesiones de 15 veces c/u..
  4. Coloca una toalla bajo tu pie, y con los dedos, trata de ir recogiéndola como si la escondieras bajo de este. Haz este ejercicio en uno de ellos, para cambiar después al otro.
  5. Coloca un vaso o vasija delante de tus pies y entre ambos. reparte alrededor pero cerca de ellos piedras lisas que no tengan picos cortantes. este ejercicio consiste en coger con los dedos las piedras e ir colocándolas en el vaso o vasija.
    también puedes hacerlo con bolígrafos o lápices, alternando los pies, e incluso los
    objetos a utilizar.
  6. Gira la punta de los pies realizando círculos tanto hacia el interior, como hacia el exterior del pie, primero con uno, después con el otro.

Acompaña siempre tus ejercicios con un buen calzado que le de la seguridad y holgura necesarias para un buen y feliz caminar. Elige materiales de primera en tus zuecos sanitarios, sin perder de vista nuestra web, experta en zapatos y zuecos de trabajo.

Advertencias y recomendaciones para una buena pedicura

En verano, nuestros pies quedan desnudos la mayor parte del tiempo, y debemos cuidarlos tanto como en Invierno. No solo queda a la vista la parte estética, que desde luego, es importante, sino también el reflejo de que esta está ligada al buen cuidado y la buena salud de nuestros pies.
Para llevar a cabo una buena pedicura, hay que conocer algunos trucos para que, desde casa mismo, nos sea sencillo llevarlo a cabo.

Pedicura y su significado

Si bien es cierto, que la pedicura etimológicamente, se refiere a los pies y sus tratamientos, también es verdad que en los últimos años, se ha convertido en todo un arte, donde hasta incluso la mayoría de profesionales incluyen hasta parte de las piernas. Lo que sí engloba, es el cuidado y el embellecimiento de los pies y uñas de manera íntegra.
Los pies se pasan la mayor parte del tiempo encerrados, y es conveniente darles un relax una vez al mes. Pero en épocas estivales, podemos aprovechar e incluso aumentar los cuidados del pie, entre baños y paseos.

Puntos clave para una buena pedicura casera

Los pies deben estar con las uñas cortadas como ya hemos tratado en otra ocasión, los demás artículos que te pueden hacer falta son: lima de uñas y callos, palito de naranjo, piedra pómez, toalla, exfoliante, crema hidratante, y si deseas colorearlas, tu color de esmalte preferido o simplemente brillo.
Busca un lugar donde te sientas lo más cómodo-a posible, con los objetos a utilizar al alcance y comienza a cuidar tus pies.

  • poner agua templada en una zafa o palanca, e introducir los pies en ellos durante unos 20 minutos. Puedes poner en el agua unas gotas de esencia de romero, perfumará, calmará y ayudará a ablandar las posibles durezas.
  • utiliza tu exfoliante durante dos minutos suavemente, y aclara con el agua de la zafa, así eliminarás las células muertas de la piel.
  • Con la piedra pómez o la lima de uñas, puedes eliminar suavemente durezas y callos, sin ensañarte. Piensa que no debes hacerlo de golpe, sino también en sucesivas sesiones.
    secar bien los pies, con sumo cuidado, sobre todo entre los dedos, y por las uñas.
  • retiramos las cutículas con el palito de naranjo, y no debes cortar.
  • aplica tu crema hidratante y masajea suave pero profundamente, en tobillos, talones, y dedos, aplica doble capa de crema a ser posible, emoliente.
  • limamos las uñas para eliminar picos, limpiaremos con algodón, y volveremos a poner crema en la base de las uñas.
  • para terminar, puedes poner color a las uñas, o algún esmalte con brillo, esto las protegerá y hará que tus pies queden más bonitos para lucir y mostrar este verano.

Este verano, saca provecho de la arena de la playa en tus pies

Desde hace décadas se habla de los múltiples beneficios que aporta el mar y la playa en todo su contexto en nuestra salud, y específicamente en nuestros pies, así pues, este verano aprovecha tus visitas a este lugar para rendirle un homenaje a tu cuerpo y a tus pies.
Destacamos algunos de los privilegios a los que podemos acceder, siempre y cuando tengas en cuenta, en primer lugar, algunas recomendaciones.

Pequeños cuidados para caminar en la arena

Caminar siempre es bueno, y por la arena blanda y microgranulada aporta beneficios, pero si nuestros pies tienen una enfermedad cronificada en el tiempo, o están lesionados, habrá que ir con precaución. Si nos cuesta andar ya de por sí, debes prestar atención al lugar de la playa que escojas. Por ejemplo, que esta no queme, que no te reseque en exceso los pies, que nos esté demasiado dura, o que el pavimento sea lo menos inclinado posible para no tomar malas posturas. lo mejor es aquellas zonas, tras la primera línea donde está húmeda y dura. En esta zona, la encontramos blanda, algo húmeda y muy flexible. Este es el mejor enclave para andar sobre la arena de la playa, y recibir los beneficios deseados.

Beneficios para los pies con la arena de la playa

Después de tener en cuenta estas pequeñas apreciaciones, ya podemos disfrutar tranquilamente de todas las bondades que como siempre nos aporta la naturaleza, como en este caso las encontramos en el mar.

  • Activa nuestro sistema cardiovascular al tener contacto directo con la arena fresca, por lo que evita los posibles hinchazones de tobillas y venas varicosas.
  • Resulta ser un exfoliante natural para nuestros pies, eliminando durezas y evitando que se formen.
  • Grandes beneficios tonificantes. La arena produce un masaje natural que activa ciertas zonas de digitopuntura y que a la vez tonifica órganos internos.
  • Relax activo. Por otro lado, la brisa del mar y el sonido de las olas contribuye a aportarnos una calma saludable, que rápidamente conecta con nuestro ritmo corporal y procesos orgánicos, así como sosiega la mente y expande el espíritu.

Recuerda hidratar los pies tras tu paseo por la orilla de la playa, y tener en cuenta que el calzado que uses las largas horas del día es lo que más puede afectar a tu buen caminar, Complementa tus días de playa con un calzado o zuecos sanitarios con características profesionales. Consigue tus mejores diseños en www.zuecoscomodos.com

Te ayudamos a evitar los molestos hongos en los piés

Las micosis u hongos en los pies son un problema crónico para muchos, con los inconvenientes y molestias que esto supone. Son muchos los pies que lo sufren de manera continuada, por ello, seguir unos determinados consejos puede hacer que desaparezcan para siempre.

El calor hace que los hongos en los pies proliferen, pero por el contrario, también es la época del año que más los podemos oxigenar; presta pues atención a los cuidados necesarios para combatirlos.

Una higiene adecuada

Los pies necesitan una higiene extrema, sobre todo si eres de los que sudan en esta zona del cuerpo. Para ello es ideal que adquieras un gel con un ph ligeramente ácido, a lo sumo 5,5. este lo puedes conseguir en una farmacia, indicado para esta zona, y lavarlos a diario.

Una toalla o lienzo para secarlos exclusivo

Es importante que utilices siempre tu propia toalla para esta delicada zona, y que no uses ninguna más, ya que si tu piel es propensa a coger micosis, puede también estar en riesgo de otros tipos y sea más difícil su curación. Secar bien la zona tras el lavado, evita la acumulación de la humedad, que es la que hace que proliferen.

Anula las fibras dañinas

En invierno, los calcetines que están en contacto con tu piel, deben ser naturales. Debes evitar a toda costa el recalentamiento del pie ya que si no, suda incluso en los pliegues de los dedos, causando hongos entre ellos.

El Calzado adecuado, lo más importante

El calzado antibacteriano existe, y utilizarlo es lo más eficaz para este problema, que insistimos, puede tornarse crónico sin los cuidados oportunos y efectivos. Un buen calzado sanitario, por las características de fabricación y componentes de sus fibras, son ideales y aconsejados para pies delicados ya que por su naturaleza son antibacterianos y antifúngicos. Elige tus diseños, y apuesta por la salud de tus pies en www.zuecoscomodos.com.